Reseña

Desarrollo e implementación del sistema cuenta con apoyo de la Cámara de Factoreo

Optimización y ahorro son beneficios clave del servicio.

En tiempos de Covid-19 las empresas se han visto en la necesidad de acelerar sus procesos de transformación, como oportunidad para facilitar trámites a los usuarios y apoyarse en la tecnología para garantizar agilidad y seguridad a sus servicios.

La pandemia también ha tenido un impacto en la economía, es por ello que hoy más que nunca el Factoreo, a través de una plataforma digital, es un aliado para que cualquier contratista independiente o del sector empresarial, aproveche las facilidades de este modelo para el refinanciamiento y continuidad de operaciones.

El Factoreo consiste en anticipar el pago de una cuenta por cobrar, la cual es cedida a una persona física o jurídica y este a su vez, se encarga de administrar y cobrar dicho documento.

En el 2019 inició el proceso de implementación de la plataforma tecnológica Tramite ¡YA!, con el fin de ofrecer diversos servicios para digitalizar, gestionar y simplificar trámites, siendo el Factoreo uno de ellos, el cual ha evolucionado hacia una plataforma mucho más robusta, ágil, amigable y moderna.

El usuario podrá ingresar digitalmente el trámite de descuento de facturas, contratos, entre otros, a cualquier hora y durante todo el año, evitando desplazamientos y acortando tiempos de atención.

Otro beneficio es que garantiza transparencia en tiempo real, estimula el comercio electrónico, genera ahorros y trazabilidad para instituciones y proveedores.

La firma digital es un requisito para que los usuarios puedan realizar las operaciones en la plataforma digital; documento que puede ser solicitado a través del servicio 1311.

En setiembre del 2019 entró en vigencia la Ley 9691 Marco del contrato de factoreo, que establece que la plataforma disponga de los mecanismos de identificación electrónica, integridad e inalterabilidad de la información, almacenamiento y custodia de la información, así como obligaciones de deber de confidencialidad y probidad.

En virtud de dicha ley, las instituciones públicas no deberán preocuparse por inversiones en software o desarrollos propios, pues RACSA pone a su disposición la plataforma digital para la realización de sus gestiones de Factoreo.

A mediados de junio 2020, RACSA inició un plan piloto con tres empresas descontadoras y una institución pagadora, el cual resultó exitoso. Actualmente se encuentran registradas en la plataforma las principales empresas descontadoras del país, y también se han inscrito a la plataforma varias entidades pagadoras de gobierno. El objetivo final es que paulatinamente la mayoría de las entidades pagadoras de gobierno sean parte de esta plataforma.

El proceso de desarrollo e implementación de dicho sistema responde a un trabajo conjunto con la Cámara Costarricense de Empresas de Factoreo, para asegurar que la estandarización de los procesos, considere todos los aspectos operativos del servicio.