La Factura

De acuerdo a nuestra legislación la factura es el documento que representa una compraventa mercantil, cuando se establece un intercambio de mercancías.

La factura es el documento central en torno al cual se articula el contrato de factoreo. Como ya se ha señalado, el descuento de facturas por parte del factor entre cliente (transmitente) y deudor (pagador) constituye el presupuesto económico básico que da lugar a la práctica del factoreo.

La factura surge como consecuencia de la realización de operaciones mercantiles, fundamentalmente de compraventa de productos o mercancías. La factura es el documento que específica la cantidad, las características y el precio de los bienes objeto de compraventa.

de compraventa. La legislación costarricense contempla la posibilidad de que las facturas sean consideradas como título ejecutivo en un eventual proceso judicial, fijando, para ello, los siguientes requisitos :
I) que figure el nombre y la firma del comprador, su mandatario o encargado debidamente autorizado por escrito; y
II) que provenga de una compraventa mercantil .

En cuanto a su transmisión, las facturas luego de la inclusión del artículo 460 bis, mediante la ley N° 8634, permite la transmisión de la factura por medio de endoso.

En la práctica mercantil, el endoso parece no ser viable pues en la mayoría de las veces lo que se descuenta es la copia de la factura, y es aquí donde la ausencia de una regulación legislativa se hace evidente, ya que la copia de la factura no cuenta con fuerza ejecutiva, por lo cual urge el amparo de una legislación adecuada.

La suma consignada en una factura comercial, se presume cierta y las firmas que la cubren, auténticas.

Aquella factura que no cumpla con los requisitos exigidos por el numeral 460 del código de comercio no incide en la procedencia o no del cobro de esta en un proceso monitorio, pues el artículo 1.1 de la ley de cobro judicial claramente indica que “mediante el proceso monitorio se tramitará el cobro de obligaciones dinerarias, líquidas y exigibles, fundadas en documentos públicos o privados, con fuerza ejecutiva o sin ella.” La factura al faltar con alguno de los requisitos exigibles para tener fuerza ejecutiva, no se le niega la tramitación del cobro, pero pierde el privilegio de embargo sin rendimiento de garantía, cuando se busca que se decrete embargo sobre algún bien, para asegurar el pago de la obligación al momento de presentar el escrito de demanda (El embargo puede decretarse sin rendir garantía hasta que se resuelva la resolución intimatoria).

Artículo 460:

En la legislación costarricense, la factura se encuentra regulada en el Capítulo II del título primero del Código de Comercio, el cual está dedicado a la compraventa mercantil. Así, el artículo 460 del Código de Comercio establece lo siguiente:

“Artículo 460: La factura será título ejecutivo contra el comprador por la suma en descubierto, si está firmada por éste, por su mandatario o por su encargado,

La suma consignada en una factura comercial, se presume cierta y las firmas que la cubren, auténticas.

Inicialmente, se requería también que la factura contase con los timbres fiscales pertinentes, pero esta exigencia ya no es indispensable, a partir de la jurisprudencia derivada de la interpretación dada a la Ley del Mercado de Valores de 1997, que introdujo ciertas reformas en el Código Fiscal.

“Será título ejecutivo contra el comprador por la suma en descubierto si está firmada por éste, su mandatario o por su encargado debidamente autorizado por escrito.”

Características de la Factura



  • Mejora índices de actividad.

  • Reducción costos administrativos.

  • Costos competitivos.

  • No apalanca al cedente.

  • Planificación de flujo de caja.

  • Posibilidad de crecimiento con la misma estructura.