Antecedentes Históricos del Factoreo


El Factoreo o factoraje, tiene una larga trayectoria que data desde los tiempos del Rey Hammurabi de Babilonia (Mesopotamia), cultura que se consideró como la “cuna de la civilización”, aproximadamente 2,000 años A.C.

Los Mesopotámicos fueron los primeros en desarrollar registros escritos, estructurar negocios, desarrollar códigos legales e iniciar el concepto de Factoreo. Tales raíces desarrollaron la figura del Factoreo, que aun cuando la civilización desapareció, continuó en su proceso.

Fue en el continente americano que el Factoreo se convirtió en una herramienta importante. Durante el tiempo de las colonias, antes de la revolución, los productores de madera y algodón enviaban sus cargamentos a Europa, donde los agentes de los clientes avanzaban fondos a los productores, antes que los barcos llegaran a su destino en Europa. Esto le permitía a los productores continuar produciendo, sin esperar a recibir sus dineros hasta que los clientes finales recibieran sus embarques.

Durante la Revolución Industrial, la figura de crédito tomó auge, aunque el concepto de Factoreo continuó desarrollándose. A medida que los agentes o Factores pudieron ayudar a sus clientes a determinar la confiabilidad crediticia de los mismos y a establecer límites de crédito, los Factores comenzaron a tener la capacidad de asegurar el pago de las facturas a sus clientes.

Antes de los años 30 el Factoreo en los Estados Unidos de América se desarrolló principalmente en la industria textil y en la manufactura de ropa. Después de la segunda Guerra Mundial el Factoreo se expandió a otras formas de financiamiento basadas en cuentas por cobrar.

En la década de los años 60 y 70, el Factoreo creció enormemente, convirtiéndose en una figura muy popular, aún cuando en los 80´s, las diferentes figuras financieras vieron el inicio de intensas regulaciones.

Actualmente el factoraje tiene una mayor representación a nivel nacional e internacional y ha evolucionado de tal forma que ya muchos países cuentan con su propia regulación.

A la fecha se pueden identificar diferentes modalidades de factoreo que se desprenden de las siguientes categorías:

Factoreo con recurso:

Este tipo de factoreo se da cuando el cedente otorga garantía de pago; en caso de incumplimiento por parte del pagador.

Factoreo sin recurso:

Este tipo de factoreo se da cuando el cedente NO otorga garantía de pago en caso de incumplimiento por parte del pagador.